Recetas de cócteles, licores y bares locales

Dos propiedades de Shangri-La para quedarse mientras viaja por Asia

Dos propiedades de Shangri-La para quedarse mientras viaja por Asia



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Veintinueve es un número bastante grande cuando se refiere a la apertura de hoteles, pero Shangri-La Hotels and Resorts, la legendaria marca asiática que comenzó en Singapur en 1971, abrirá tantas propiedades en los próximos tres años. ¡A este ritmo, seguramente no podré seguir el ritmo a menos que me comprometa a ver un hotel al mes! La rápida expansión no es menos un testimonio del dominio de casi cinco décadas del Shangri-La en la hospitalidad de lujo en todo el mundo. En una gira reciente por los países insulares de Asia, tuve la oportunidad de alojarme en dos hoteles Shangri-La en Tokio y Manila. Exquisita y distinta, cada propiedad merece una visita por sus destacados atributos.

Foto cortesía de Shangri-La Hotel, Tokio
Shangri-La Hotel, Tokio

Siempre me ha gustado la complejidad del diseño japonés en el que los detalles son imperativos para crear lujo. El Shangri-La Hotel, Tokio encarna un nivel de detalle tal que el hotel es casi una atracción independiente incluso dentro de la densa y deslumbrante Tokio. Cincuenta candelabros regios, docenas de arreglos florales y una colección de arte de 2.000 piezas hacen que un recorrido por el hotel dure al menos dos horas. Disfruté plenamente de esta fusión única de varias obras de arte en un hotel excepcional en el corazón de la ciudad.

Foto cortesía de Shangri-La Hotel, Tokio

Nicolai Bergmann, un célebre diseñador floral en Japón y nativo de Escandinavia, adorna la propiedad a diario con docenas de sus arreglos. El hotel sigue siendo uno de los mejores lugares del mundo para exhibir los arreglos de Bergmann tanto públicamente como en la habitación. Impresionantes e intrincados, los pétalos de Bergmann literalmente hacen que los invitados "se detengan y huelan las rosas". Es un año Ohanami, una tradición japonesa de ver flores en primavera. Creo que es la intención de Bergmann de brindar tranquilidad y reflexión silenciosa, una rareza en una metrópolis como Tokio.

Foto cortesía de Shangri-La Hotel, Tokio

Los candelabros del hotel son tan cautivadores como las flores. Veinte de los 50 candelabros del hotel se hicieron específicamente para la propiedad y cada uno fue hecho a mano con cristales de la República Checa. Un candelabro que admiré particularmente fue el trabajo de "cascada" de 10 metros de largo en la Gran Escalera de Tána Dvorákova. Más de 480,000 cuentas de cristal caen en cascada por varios pisos, imitando las gotas de lluvia que caen bajo la luz del sol brillante. En el Lobby Lounge, se hizo un candelabro rectangular con hojas de gingko de vidrio soplado a mano, un símbolo venerado en Tokio, es llamativo, especialmente al final de la tarde.

Foto cortesía de Shangri-La Hotel, Tokio

Además, la colección de arte del Shangri-La Hotel, Tokio, es una compilación reflexiva y convincente de obras inspiradas en el eminente poeta chino de la dinastía Tang, Bai Juyi. Las obras de Juyi abarcan más de 2500 poemas, algunos de los cuales detallan una lejana tierra de cuento de hadas llamada Shangri-La. La colección incluye el enorme panel dorado de Anthony Davy hecho con paladio y oro y la serie de pirograbado de Etsuko Ichikawa, un arte tradicional que utiliza instrumentos calientes para quemar diseños en papel de algodón.

Foto cortesía de Makati Shangri-La, Manila
Makati Shangri-La, Manila

Como he escrito antes, existe una hospitalidad natural en Filipinas. Esta gracia se notó particularmente en Makati Shangri-La, Manila, una de las propiedades más grandiosas de la ciudad. Similar a la ubicación de Tokio, el hotel de Manila está rodeado por las atracciones más deseables de la ciudad, como los mega centros comerciales por los que Makati se ha hecho conocido. Todo el hotel irradia grandeza con escaleras épicas, columnas de un piso y vistas panorámicas de Makati. Una estadía en el Horizon Club ofrece otro nivel de lujo Shangri-La. Cada Shangri-La que he visitado ofrece el Horizon Club, pero noté especialmente la atención y la exclusividad de este escenario.

Foto cortesía de Makati Shangri-La, Manila

El Horizon Club comienza con un saludo personal en el aeropuerto, que siempre es un agradable alivio después de un largo viaje internacional. Un viaje de 20 minutos desde el aeropuerto nos llevó a mi invitado y a mí a las puertas de recepción del vestíbulo de la alfombra roja del Makati Shangri-La, Manila. Varias personas nos saludaron calurosamente, una recepción a veces poco común en un hotel más grande. Rápidamente me registré en el mostrador de recepción separado del Horizon Club en otro piso del enorme hotel, y miré el impresionante paisaje urbano más allá de las ventanas del club.

Foto cortesía de Makati Shangri-La, Manila

Los servicios del Horizon Club son del tipo que alivian el estrés que a veces se soporta en ciudades frenéticas y frenéticas como Manila. Todos los días, los huéspedes pueden solicitar una llamada de despertador en persona que se sirve con una bebida caliente de su elección. Un impresionante desayuno buffet diario espera a los huéspedes en el salón privado, y las reuniones en las cómodas salas de conferencias se pueden celebrar bajo petición. Los conserjes del Horizon Club ayudaron a organizar exploraciones únicas de la extensa ciudad. Pude ver una auténtica (y legal) pelea de gallos y andar en bicicleta por los callejones adoquinados de la antigua ciudad amurallada Intramuros.

Foto cortesía de Makati Shangri-La, Manila

Después de ajetreados días de excursiones, perfectamente organizadas, fue un respiro de bienvenida volver al salón donde cócteles y un despliegue de deliciosos canapés nos esperaban a mi invitado y a mí. Este nivel de servicio es lo que hace que Makati Shangri-La, Manila, merezca una visita.


La primera propiedad de Shangri-La demuestra que todavía tiene encanto a raudales con la reciente remodelación de su gran ala Tower.

Si bien se dio a conocer formalmente en mayo, la construcción aún estaba en curso en algunas partes del ala cuando lo visité en julio, como lo demuestra el ruido ocasional que escuché en mi habitación. Sin embargo, este pequeño error no resta valor a la belleza del vestíbulo de mármol del ala de 503 habitaciones. Un escaparate del mejor arte asiático y mobiliario a medida, el vestíbulo da la bienvenida a los huéspedes con una instalación de arte de barrido con hojas en cascada de tres tonos conceptualizadas por Studio Sawada Design. Titulado Tree Canopy, el trabajo tiene como objetivo capturar la textura de las nubes y el movimiento de los vientos.

Tower Wing & # 8217s lobby. Todas las fotos son cortesía de la propiedad.

En el centro del vestíbulo hay una imponente formación de roca basáltica que se eleva desde el suelo hasta el techo. Realizada por el diseñador australiano Charlie Albone, la pared está decorada con una combinación de helechos y musgos reales y falsos, y está rodeada de gigantescos ficus benjamina en macetas. Un bar elegante surtido con los mejores tragos, y atendido por encantadores camareros, se encuentra en la parte inferior de la pared, justo al otro lado de una piscina infinita negra hasta las rodillas. Un rápido recorrido por el área lo llevará a uno a descubrir seis esculturas de niños capturadas en varias etapas de juego y alegría, realizadas por el artista Yi Hwan Kwon de Seúl.

Las esculturas realizadas por el artista coreano Yi Hwan Kwon

El estilo sobrio parece ser el principio rector cuando se conceptualizaron las habitaciones. Optimizada y desprovista de una decoración exagerada, mi habitación de lujo de 38 metros cuadrados cuenta con una ventana enorme que ofrece vistas panorámicas del horizonte de Orchard Road. Pero después de un día agotador en el que me atrapó bajo un aguacero helado, maravillarme con el paisaje urbano es lo último en mi mente, y terminé teniendo un siesta, envuelto por las múltiples sábanas de hilo de la cama.

El baño de tamaño modesto tiene albornoces de felpa, artículos de tocador de primera calidad, toallas suaves al tacto y la ducha de lluvia estándar. Gracias a un sistema de sonido de alta calidad instalado en la habitación, puedo escuchar claramente el parloteo del televisor de pantalla plana mientras estoy profundamente sumergido en la bañera. A fin de cuentas, no es una mala manera de pasar el día.

Quizás la mejor parte de alojarse en el ala Tower del Shangri-La es el exclusivo Horizon Club Lounge ubicado en el nivel 24. Accesible solo para los huéspedes que reserven las habitaciones Horizon Club, su impresionante variedad de opciones gastronómicas hará las delicias de los amantes de la comida. Si comer durante todo el día no suena ideal, tome una copa de vino y siéntese en uno de los lujosos sofás y relájese admirando las vistas panorámicas de la ciudad.

Vale la pena mencionar también el delicioso escaparate de nyonya platos en el Lobby Lounge. Cada plato y postre meticulosamente preparado se coloca en platos de colores vibrantes que recuerdan a los cubiertos antiguos utilizados en las casas de nyonya familias. Igualmente interesantes son los coloridos tingkat encontrado en la mesa del buffet. "Niveles" cuando se traduce en inglés, estos son recipientes de comida apilados uno encima del otro. Estoy familiarizado con el plástico y el acero inoxidable. tingkat pero nunca he visto nada similar a los de cerámica intrincadamente elaborados que se usan en el Lounge.

Pase una o dos horas en CHI, The Spa, donde se ofrecen tratamientos de bienestar relajantes personalizados. Si no tiene ganas de pasar todo el día dentro de la propiedad, obtenga su dosis de venta minorista en los enormes centros comerciales de Orchard Road, todos a solo 10 minutos a pie.

22 Orange Grove Road, Singapur 258350 65/6213 4769 dobles desde US $ 325 por noche.


La primera propiedad de Shangri-La demuestra que todavía tiene encanto a raudales con la reciente remodelación de su gran ala Tower.

Si bien se dio a conocer formalmente en mayo, la construcción aún estaba en curso en algunas partes del ala cuando lo visité en julio, como lo demuestra el ruido ocasional que escuché en mi habitación. Sin embargo, este pequeño error no resta valor a la belleza del vestíbulo de mármol del ala de 503 habitaciones. Un escaparate del mejor arte asiático y mobiliario a medida, el vestíbulo da la bienvenida a los huéspedes con una instalación de arte de barrido con hojas en cascada de tres tonos conceptualizadas por Studio Sawada Design. Titulado Tree Canopy, el trabajo tiene como objetivo capturar la textura de las nubes y el movimiento de los vientos.

Tower Wing & # 8217s lobby. Todas las fotos son cortesía de la propiedad.

En el centro del vestíbulo hay una imponente formación de roca basáltica que se eleva desde el suelo hasta el techo. Hecho por el diseñador australiano Charlie Albone, la pared está decorada con una combinación de helechos y musgos reales y falsos, y está rodeada de gigantescos ficus benjamina en macetas. Un bar elegante surtido con los mejores tragos, y atendido por encantadores camareros, se encuentra en la parte inferior de la pared, justo al otro lado de una piscina infinita negra hasta las rodillas. Un rápido recorrido por el área lo llevará a uno a descubrir seis esculturas de niños capturadas en varias etapas de juego y alegría, realizadas por el artista Yi Hwan Kwon, con sede en Seúl.

Las esculturas realizadas por el artista coreano Yi Hwan Kwon

El estilo sobrio parece ser el principio rector cuando se conceptualizaron las habitaciones. Optimizada y desprovista de una decoración exagerada, mi habitación de lujo de 38 metros cuadrados cuenta con una ventana enorme que ofrece vistas panorámicas del horizonte de Orchard Road. Pero después de un día agotador en el que me atraparon bajo un aguacero helado, maravillarme con el paisaje urbano es lo último en mi mente, y terminé teniendo un siesta, envuelto por las múltiples sábanas de hilo de la cama.

El baño de tamaño modesto tiene albornoces de felpa, artículos de tocador de primera calidad, toallas suaves al tacto y la ducha de lluvia estándar. Gracias a un sistema de sonido de primera calidad instalado en la habitación, puedo escuchar claramente el parloteo del televisor de pantalla plana mientras estoy profundamente sumergido en la bañera. A fin de cuentas, no es una mala manera de pasar el día.

Quizás la mejor parte de alojarse en el ala Tower del Shangri-La es el exclusivo Horizon Club Lounge ubicado en el nivel 24. Accesible solo para los huéspedes que reserven las habitaciones Horizon Club, su impresionante variedad de opciones gastronómicas hará las delicias de los amantes de la comida. Si comer durante todo el día no suena ideal, tome una copa de vino y siéntese en uno de los lujosos sofás y relájese admirando las vistas panorámicas de la ciudad.

Vale la pena mencionar también el delicioso escaparate de nyonya platos en el Lobby Lounge. Cada plato y postre meticulosamente preparado se coloca en platos de colores vibrantes que recuerdan a los cubiertos antiguos utilizados en las casas de nyonya familias. Igualmente interesantes son los coloridos tingkat que se encuentra en la mesa del buffet. "Niveles" cuando se traduce en inglés, estos son recipientes de comida apilados uno encima del otro. Estoy familiarizado con el plástico y el acero inoxidable. tingkat pero nunca he visto nada similar a los de cerámica intrincadamente elaborados que se usan en el Lounge.

Pase una o dos horas en CHI, The Spa, donde se ofrecen tratamientos de bienestar relajantes personalizados. Si no tiene ganas de pasar todo el día dentro de la propiedad, obtenga su dosis de venta minorista en los enormes centros comerciales de Orchard Road, todos a solo 10 minutos a pie.

22 Orange Grove Road, Singapur 258350 65/6213 4769 dobles desde US $ 325 por noche.


La primera propiedad de Shangri-La demuestra que todavía tiene encanto a raudales con la reciente remodelación de su gran ala Tower.

Si bien se dio a conocer formalmente en mayo, la construcción aún estaba en curso en algunas partes del ala cuando lo visité en julio, como lo demuestra el ruido ocasional que escuché en mi habitación. Sin embargo, este pequeño error no resta valor a la belleza del vestíbulo de mármol del ala de 503 habitaciones. Un escaparate del mejor arte asiático y mobiliario a medida, el vestíbulo da la bienvenida a los huéspedes con una instalación de arte de barrido con hojas en cascada de tres tonos conceptualizadas por Studio Sawada Design. Titulado Tree Canopy, el trabajo tiene como objetivo capturar la textura de las nubes y el movimiento de los vientos.

Tower Wing & # 8217s lobby. Todas las fotos son cortesía de la propiedad.

En el centro del vestíbulo hay una imponente formación de roca basáltica que se eleva desde el suelo hasta el techo. Realizada por el diseñador australiano Charlie Albone, la pared está decorada con una combinación de helechos y musgos reales y falsos, y está rodeada de gigantescos ficus benjamina en macetas. Un bar elegante surtido con los mejores tragos, y atendido por encantadores camareros, se encuentra en la parte inferior de la pared, justo al otro lado de una piscina infinita negra hasta las rodillas. Un rápido recorrido por el área lo llevará a uno a descubrir seis esculturas de niños capturadas en varias etapas de juego y alegría, realizadas por el artista Yi Hwan Kwon, con sede en Seúl.

Las esculturas realizadas por el artista coreano Yi Hwan Kwon

El estilo sobrio parece ser el principio rector cuando se conceptualizaron las habitaciones. Optimizada y desprovista de una decoración exagerada, mi habitación de lujo de 38 metros cuadrados cuenta con una ventana enorme que ofrece vistas panorámicas del horizonte de Orchard Road. Pero después de un día agotador en el que me atraparon bajo un aguacero helado, maravillarme con el paisaje urbano es lo último en mi mente, y terminé teniendo un siesta, envuelto por las múltiples sábanas de hilo de la cama.

El baño de tamaño modesto tiene albornoces de felpa, artículos de tocador de primera calidad, toallas suaves al tacto y la ducha de lluvia estándar. Gracias a un sistema de sonido de alta calidad instalado en la habitación, puedo escuchar claramente el parloteo del televisor de pantalla plana mientras estoy profundamente sumergido en la bañera. A fin de cuentas, no es una mala manera de pasar el día.

Quizás la mejor parte de alojarse en el ala Tower del Shangri-La es el exclusivo Horizon Club Lounge ubicado en el nivel 24. Accesible solo para los huéspedes que reserven las habitaciones Horizon Club, su impresionante variedad de opciones gastronómicas hará las delicias de los amantes de la comida. Si comer durante todo el día no suena ideal, tome una copa de vino y siéntese en uno de los lujosos sofás y relájese admirando las vistas panorámicas de la ciudad.

También vale la pena mencionar el delicioso escaparate de nyonya platos en el Lobby Lounge. Cada plato y postre meticulosamente preparado se coloca en platos de colores vibrantes que recuerdan a los cubiertos antiguos utilizados en las casas de nyonya familias. Igualmente interesantes son los coloridos tingkat que se encuentra en la mesa del buffet. "Niveles" cuando se traduce en inglés, estos son recipientes de comida apilados uno encima del otro. Estoy familiarizado con el plástico y el acero inoxidable. tingkat pero nunca he visto nada similar a los de cerámica elaborados intrincadamente que se usan en el Lounge.

Pase una hora o dos en CHI, The Spa, donde se ofrecen tratamientos de bienestar relajantes personalizados. Si no tiene ganas de pasar todo el día dentro de la propiedad, obtenga su dosis de venta minorista en los enormes centros comerciales de Orchard Road, todos a solo 10 minutos a pie.

22 Orange Grove Road, Singapur 258350 65/6213 4769 dobles desde US $ 325 por noche.


La primera propiedad de Shangri-La demuestra que todavía tiene encanto a raudales con la reciente remodelación de su gran ala Tower.

Si bien se dio a conocer formalmente en mayo, la construcción aún estaba en curso en algunas partes del ala cuando lo visité en julio, como lo demuestra el ruido ocasional que escuché en mi habitación. Sin embargo, este pequeño error no resta valor a la belleza del vestíbulo de mármol del ala de 503 habitaciones. Un escaparate del mejor arte asiático y mobiliario a medida, el vestíbulo da la bienvenida a los huéspedes con una amplia instalación de arte con hojas en cascada de tres tonos conceptualizadas por Studio Sawada Design. Titulado Tree Canopy, el trabajo tiene como objetivo capturar la textura de las nubes y el movimiento de los vientos.

Tower Wing & # 8217s lobby. Todas las fotos son cortesía de la propiedad.

En el centro del vestíbulo hay una imponente formación de roca basáltica que se eleva desde el suelo hasta el techo. Realizada por el diseñador australiano Charlie Albone, la pared está decorada con una combinación de helechos y musgos reales y falsos, y está rodeada de gigantescos ficus benjamina en macetas. Un bar elegante surtido con los mejores tragos, y atendido por encantadores camareros, se encuentra en la parte inferior de la pared, justo al otro lado de una piscina infinita negra hasta las rodillas. Un rápido recorrido por el área lo llevará a uno a descubrir seis esculturas de niños capturadas en varias etapas de juego y alegría, realizadas por el artista Yi Hwan Kwon de Seúl.

Las esculturas realizadas por el artista coreano Yi Hwan Kwon

El estilo sobrio parece ser el principio rector cuando se conceptualizaron las habitaciones. Optimizada y desprovista de una decoración exagerada, mi habitación de lujo de 38 metros cuadrados cuenta con una ventana enorme que ofrece vistas panorámicas del horizonte de Orchard Road. Pero después de un día agotador en el que me atrapó bajo un aguacero helado, maravillarme con el paisaje urbano es lo último en mi mente, y terminé teniendo un siesta, envuelto por las múltiples sábanas de hilo de la cama.

El baño de tamaño modesto tiene albornoces de felpa, artículos de tocador de primera calidad, toallas suaves al tacto y la ducha de lluvia estándar. Gracias a un sistema de sonido de primera calidad instalado en la habitación, puedo escuchar claramente el parloteo del televisor de pantalla plana mientras estoy profundamente sumergido en la bañera. A fin de cuentas, no es una mala manera de pasar el día.

Quizás la mejor parte de alojarse en el ala Tower del Shangri-La es el exclusivo Horizon Club Lounge ubicado en el nivel 24. Accesible solo para los huéspedes que reserven las habitaciones Horizon Club, su impresionante variedad de opciones gastronómicas hará las delicias de los amantes de la comida. Si comer durante todo el día no suena ideal, tome una copa de vino y siéntese en uno de los lujosos sofás y relájese admirando las vistas panorámicas de la ciudad.

También vale la pena mencionar el delicioso escaparate de nyonya platos en el Lobby Lounge. Cada plato y postre meticulosamente preparado se coloca en platos de colores vibrantes que recuerdan a los cubiertos antiguos utilizados en las casas de nyonya familias. Igualmente interesantes son los coloridos tingkat encontrado en la mesa del buffet. "Niveles" cuando se traduce en inglés, estos son recipientes de comida apilados uno encima del otro. Estoy familiarizado con el plástico y el acero inoxidable. tingkat pero nunca he visto nada similar a los de cerámica elaborados intrincadamente que se usan en el Lounge.

Pase una o dos horas en CHI, The Spa, donde se ofrecen tratamientos de bienestar relajantes personalizados. Si no tiene ganas de pasar todo el día dentro de la propiedad, obtenga su dosis de venta minorista en los enormes centros comerciales de Orchard Road, todos a solo 10 minutos a pie.

22 Orange Grove Road, Singapur 258350 65/6213 4769 dobles desde US $ 325 por noche.


La primera propiedad de Shangri-La demuestra que todavía tiene encanto a raudales con la reciente remodelación de su gran ala Tower.

Si bien se dio a conocer formalmente en mayo, la construcción aún estaba en curso en algunas partes del ala cuando lo visité en julio, como lo demuestra el ruido ocasional que escuché en mi habitación. Sin embargo, este pequeño error no resta valor a la belleza del vestíbulo de mármol del ala de 503 habitaciones. Un escaparate del mejor arte asiático y mobiliario a medida, el vestíbulo da la bienvenida a los huéspedes con una amplia instalación de arte con hojas en cascada de tres tonos conceptualizadas por Studio Sawada Design. Titulado Tree Canopy, el trabajo tiene como objetivo capturar la textura de las nubes y el movimiento de los vientos.

Tower Wing & # 8217s lobby. Todas las fotos son cortesía de la propiedad.

En el centro del vestíbulo hay una imponente formación de roca basáltica que se eleva desde el suelo hasta el techo. Realizada por el diseñador australiano Charlie Albone, la pared está decorada con una combinación de helechos y musgos reales y falsos, y está rodeada de gigantescos ficus benjamina en macetas. Un bar elegante surtido con los mejores tragos, y atendido por encantadores camareros, se encuentra en la parte inferior de la pared, justo al otro lado de una piscina infinita negra hasta las rodillas. Un rápido recorrido por el área lo llevará a uno a descubrir seis esculturas de niños capturadas en varias etapas de juego y alegría, realizadas por el artista Yi Hwan Kwon de Seúl.

Las esculturas realizadas por el artista coreano Yi Hwan Kwon

El estilo sobrio parece ser el principio rector cuando se conceptualizaron las habitaciones. Optimizada y desprovista de una decoración exagerada, mi habitación de lujo de 38 metros cuadrados cuenta con una ventana enorme que ofrece vistas panorámicas del horizonte de Orchard Road. Pero después de un día agotador en el que me atrapó bajo un aguacero helado, maravillarme con el paisaje urbano es lo último en mi mente, y terminé teniendo un siesta, envuelto por las múltiples sábanas de hilo de la cama.

El baño de tamaño modesto tiene albornoces de felpa, artículos de tocador de primera calidad, toallas suaves al tacto y la ducha de lluvia estándar. Gracias a un sistema de sonido de primera calidad instalado en la habitación, puedo escuchar claramente el parloteo del televisor de pantalla plana mientras estoy profundamente sumergido en la bañera. A fin de cuentas, no es una mala manera de pasar el día.

Quizás la mejor parte de alojarse en el ala Tower del Shangri-La es el exclusivo Horizon Club Lounge ubicado en el nivel 24. Accesible solo para los huéspedes que reserven las habitaciones Horizon Club, su impresionante variedad de opciones gastronómicas hará las delicias de los amantes de la comida. Si comer durante todo el día no suena ideal, tome una copa de vino y siéntese en uno de los lujosos sofás y relájese admirando las vistas panorámicas de la ciudad.

Vale la pena mencionar también el delicioso escaparate de nyonya platos en el Lobby Lounge. Cada plato y postre meticulosamente preparado se coloca en platos de colores vibrantes que recuerdan a los cubiertos antiguos utilizados en las casas de nyonya familias. Igualmente interesantes son los coloridos tingkat que se encuentra en la mesa del buffet. "Niveles" cuando se traduce en inglés, estos son recipientes de comida apilados uno encima del otro. Estoy familiarizado con el plástico y el acero inoxidable. tingkat pero nunca he visto nada similar a los de cerámica elaborados intrincadamente que se usan en el Lounge.

Pase una o dos horas en CHI, The Spa, donde se ofrecen tratamientos de bienestar relajantes personalizados. Si no tiene ganas de pasar todo el día dentro de la propiedad, obtenga su dosis de venta minorista en los enormes centros comerciales de Orchard Road, todos a solo 10 minutos a pie.

22 Orange Grove Road, Singapur 258350 65/6213 4769 dobles desde US $ 325 por noche.


La primera propiedad de Shangri-La demuestra que todavía tiene encanto a raudales con la reciente remodelación de su gran ala Tower.

Si bien se dio a conocer formalmente en mayo, la construcción aún estaba en curso en algunas partes del ala cuando lo visité en julio, como lo demuestra el ruido ocasional que escuché en mi habitación. Sin embargo, este pequeño error no resta valor a la belleza del vestíbulo de mármol del ala de 503 habitaciones. Un escaparate del mejor arte asiático y mobiliario a medida, el vestíbulo da la bienvenida a los huéspedes con una amplia instalación de arte con hojas en cascada de tres tonos conceptualizadas por Studio Sawada Design. Titulado Tree Canopy, el trabajo tiene como objetivo capturar la textura de las nubes y el movimiento de los vientos.

Tower Wing & # 8217s lobby. Todas las fotos son cortesía de la propiedad.

En el centro del vestíbulo hay una imponente formación de roca basáltica que se eleva desde el suelo hasta el techo. Realizada por el diseñador australiano Charlie Albone, la pared está decorada con una combinación de helechos y musgos reales y falsos, y está rodeada de gigantescos ficus benjamina en macetas. Un elegante bar abastecido con los mejores tragos, y atendido por encantadores camareros, se encuentra en la parte inferior de la pared, justo al otro lado de una piscina infinita negra hasta las rodillas. Un rápido recorrido por el área lo llevará a uno a descubrir seis esculturas de niños capturadas en varias etapas de juego y alegría, realizadas por el artista Yi Hwan Kwon de Seúl.

Las esculturas realizadas por el artista coreano Yi Hwan Kwon

El estilo sobrio parece ser el principio rector cuando se conceptualizaron las habitaciones. Optimizada y desprovista de una decoración exagerada, mi habitación de lujo de 38 metros cuadrados cuenta con una ventana enorme que ofrece vistas panorámicas del horizonte de Orchard Road. Pero después de un día agotador en el que me atrapó bajo un aguacero helado, maravillarme con el paisaje urbano es lo último en mi mente, y terminé teniendo un siesta, envuelto por las múltiples sábanas de hilo de la cama.

El baño de tamaño modesto tiene albornoces de felpa, artículos de tocador de primera calidad, toallas suaves al tacto y la ducha de lluvia estándar. Gracias a un sistema de sonido de primera calidad instalado en la habitación, puedo escuchar claramente el parloteo del televisor de pantalla plana mientras estoy profundamente sumergido en la bañera. A fin de cuentas, no es una mala manera de pasar el día.

Quizás la mejor parte de alojarse en el ala Tower del Shangri-La es el exclusivo Horizon Club Lounge ubicado en el nivel 24. Accesible solo para los huéspedes que reserven las habitaciones Horizon Club, su impresionante variedad de opciones gastronómicas hará las delicias de los amantes de la comida. Si comer durante todo el día no suena ideal, tome una copa de vino y siéntese en uno de los lujosos sofás y relájese admirando las vistas panorámicas de la ciudad.

También vale la pena mencionar el delicioso escaparate de nyonya platos en el Lobby Lounge. Cada plato y postre meticulosamente preparado se coloca en platos de colores vibrantes que recuerdan a los cubiertos antiguos utilizados en las casas de nyonya familias. Igualmente interesantes son los coloridos tingkat encontrado en la mesa del buffet. "Niveles" cuando se traduce en inglés, estos son recipientes de comida apilados uno encima del otro. Estoy familiarizado con el plástico y el acero inoxidable. tingkat pero nunca he visto nada similar a los de cerámica elaborados intrincadamente que se usan en el Lounge.

Pase una hora o dos en CHI, The Spa, donde se ofrecen tratamientos de bienestar relajantes personalizados. Si no tiene ganas de pasar todo el día dentro de la propiedad, obtenga su dosis de venta minorista en los enormes centros comerciales de Orchard Road, todos a solo 10 minutos a pie.

22 Orange Grove Road, Singapur 258350 65/6213 4769 dobles desde US $ 325 por noche.


La primera propiedad de Shangri-La demuestra que todavía tiene encanto a raudales con la reciente remodelación de su gran ala Tower.

Si bien se dio a conocer formalmente en mayo, la construcción aún estaba en curso en algunas partes del ala cuando lo visité en julio, como lo demuestra el ruido ocasional que escuché en mi habitación. Sin embargo, este pequeño error no resta valor a la belleza del vestíbulo de mármol del ala de 503 habitaciones. Un escaparate del mejor arte asiático y mobiliario a medida, el vestíbulo da la bienvenida a los huéspedes con una amplia instalación de arte con hojas en cascada de tres tonos conceptualizadas por Studio Sawada Design. Titulado Tree Canopy, el trabajo tiene como objetivo capturar la textura de las nubes y el movimiento de los vientos.

Tower Wing & # 8217s lobby. Todas las fotos son cortesía de la propiedad.

En el centro del vestíbulo hay una imponente formación de roca basáltica que se eleva desde el suelo hasta el techo. Realizada por el diseñador australiano Charlie Albone, la pared está decorada con una combinación de helechos y musgos reales y falsos, y está rodeada de gigantescos ficus benjamina en macetas. Un bar elegante surtido con los mejores tragos, y atendido por encantadores camareros, se encuentra en la parte inferior de la pared, justo al otro lado de una piscina infinita negra hasta las rodillas. Un rápido recorrido por el área lo llevará a uno a descubrir seis esculturas de niños capturadas en varias etapas de juego y alegría, realizadas por el artista Yi Hwan Kwon de Seúl.

Las esculturas realizadas por el artista coreano Yi Hwan Kwon

El estilo sobrio parece ser el principio rector cuando se conceptualizaron las habitaciones. Optimizada y desprovista de una decoración exagerada, mi habitación de lujo de 38 metros cuadrados cuenta con una ventana enorme que ofrece vistas panorámicas del horizonte de Orchard Road. Pero después de un día agotador en el que me atrapó bajo un aguacero helado, maravillarme con el paisaje urbano es lo último en mi mente, y terminé teniendo un siesta, envuelto por las múltiples sábanas de hilo de la cama.

El baño de tamaño modesto tiene albornoces de felpa, artículos de tocador de primera calidad, toallas suaves al tacto y la ducha de lluvia estándar. Gracias a un sistema de sonido de primera calidad instalado en la habitación, puedo escuchar claramente el parloteo del televisor de pantalla plana mientras estoy profundamente sumergido en la bañera. A fin de cuentas, no es una mala manera de pasar el día.

Quizás la mejor parte de alojarse en el ala Tower del Shangri-La es el exclusivo Horizon Club Lounge ubicado en el nivel 24. Accesible solo para los huéspedes que reserven las habitaciones Horizon Club, su impresionante variedad de opciones gastronómicas hará las delicias de los amantes de la comida. Si comer durante todo el día no suena ideal, tome una copa de vino y siéntese en uno de los lujosos sofás y relájese admirando las vistas panorámicas de la ciudad.

También vale la pena mencionar el delicioso escaparate de nyonya platos en el Lobby Lounge. Cada plato y postre meticulosamente preparado se coloca en platos de colores vibrantes que recuerdan a los cubiertos antiguos utilizados en las casas de nyonya familias. Igualmente interesantes son los coloridos tingkat que se encuentra en la mesa del buffet. "Niveles" cuando se traduce en inglés, estos son recipientes de comida apilados uno encima del otro. Estoy familiarizado con el plástico y el acero inoxidable. tingkat pero nunca he visto nada similar a los de cerámica elaborados intrincadamente que se usan en el Lounge.

Pase una o dos horas en CHI, The Spa, donde se ofrecen tratamientos de bienestar relajantes personalizados. Si no tiene ganas de pasar todo el día dentro de la propiedad, obtenga su dosis de venta minorista en los enormes centros comerciales de Orchard Road, todos a solo 10 minutos a pie.

22 Orange Grove Road, Singapur 258350 65/6213 4769 dobles desde US $ 325 por noche.


La primera propiedad de Shangri-La demuestra que todavía tiene encanto a raudales con la reciente remodelación de su gran ala Tower.

Si bien se dio a conocer formalmente en mayo, la construcción aún estaba en curso en algunas partes del ala cuando lo visité en julio, como lo demuestra el ruido ocasional que escuché en mi habitación. Sin embargo, este pequeño error no resta valor a la belleza del vestíbulo de mármol del ala de 503 habitaciones. A showcase of the finest Asian art and bespoke furnishing, the lobby welcomes guests with a sweeping art installation featuring three-tone cascading leaves conceptualized by Studio Sawada Design. Titled Tree Canopy, the work aims to capture the texture of clouds and the movement of the winds.

Tower Wing’s lobby. All photos are courtesy of the property.

At the center of the lobby is an imposing basalt rock formation that rises from floor to the ceiling. Made by Australian designer Charlie Albone, the wall is decked with a combination of real and faux ferns and mosses, and surrounded by gigantic potted ficus benjamina trees. A swanky bar stocked with the finest tipples—and manned by charming bartenders—is found at the bottom of the wall, right across a knee-deep black infinity pool. A quick sweep of the area will lead one to discover six sculptures of children captured in various stages of play and merriment, made by Seoul-based artist Yi Hwan Kwon.

The sculptures made by Korean artist Yi Hwan Kwon

Understated style seems to be the guiding principle when the rooms were being conceptualized. Streamlined and bereft of over the top décor, my 38-square-meter deluxe room comes with a massive window offering sweeping views of the Orchard Road skyline. But after an exhausting day where I was caught underneath a freezing downpour, marveling over the cityscape is the last thing on my mind, and I ended up having a siesta, cocooned by the bed’s multiple thread count sheets.

The modestly sized bathroom has plush bathrobes, premium toiletries, soft-to-the-touch towels, and the standard rain shower. Thanks to a top grade sound system installed in the room, I can clearly hear the chatter from the flatscreen television while deeply immersed in the bathtub. All things considered, not a bad way to spend the day.

Perhaps the best part about staying at the Shangri-La’s Tower Wing is the exclusive Horizon Club Lounge located on level 24. Accessible only to guests who book the Horizon Club rooms, its impressive spread of dining options will delight ardent foodies. If munching your way through the entire day may not sound ideal, grab a glass of wine and perch yourself on one of the plush couches and decompress by admiring the panoramic city views.

Worth mentioning too is the mouthwatering showcase of nyonya dishes at the Lobby Lounge. Each meticulously prepared dish and dessert is placed on vibrantly colored plates reminiscent of vintage cutlery used in the homes of nyonya families. Equally interesting are the colorful tingkat found on the buffet table. “Levels” when translated in English, these are food containers stacked one on top of another. I’m familiar with the plastic and stainless steel tingkat but I’ve never seen anything similar to the intricately made ceramic ones used at the Lounge.

Spend an hour or two at CHI, The Spa, where bespoke relaxing wellness treatments are offered. If you don’t feel like spending your entire day inside the property, get your retail fix on Orchard Road’s massive malls, all just a 10-minute walk away.

22 Orange Grove Road, Singapore 258350 65/6213 4769 doubles from US$325 per night.


The first ever Shangri-La property proves that it still has charm in spades with the recent refurb of its grand Tower Wing.

While it was formally unveiled in May, construction was still ongoing in some parts of the wing when I visited in July, as proven by the occasional racket that I heard in my room. Yet this minute glitch does not detract from the beauty of the 503-room wing’s marbled lobby. A showcase of the finest Asian art and bespoke furnishing, the lobby welcomes guests with a sweeping art installation featuring three-tone cascading leaves conceptualized by Studio Sawada Design. Titled Tree Canopy, the work aims to capture the texture of clouds and the movement of the winds.

Tower Wing’s lobby. All photos are courtesy of the property.

At the center of the lobby is an imposing basalt rock formation that rises from floor to the ceiling. Made by Australian designer Charlie Albone, the wall is decked with a combination of real and faux ferns and mosses, and surrounded by gigantic potted ficus benjamina trees. A swanky bar stocked with the finest tipples—and manned by charming bartenders—is found at the bottom of the wall, right across a knee-deep black infinity pool. A quick sweep of the area will lead one to discover six sculptures of children captured in various stages of play and merriment, made by Seoul-based artist Yi Hwan Kwon.

The sculptures made by Korean artist Yi Hwan Kwon

Understated style seems to be the guiding principle when the rooms were being conceptualized. Streamlined and bereft of over the top décor, my 38-square-meter deluxe room comes with a massive window offering sweeping views of the Orchard Road skyline. But after an exhausting day where I was caught underneath a freezing downpour, marveling over the cityscape is the last thing on my mind, and I ended up having a siesta, cocooned by the bed’s multiple thread count sheets.

The modestly sized bathroom has plush bathrobes, premium toiletries, soft-to-the-touch towels, and the standard rain shower. Thanks to a top grade sound system installed in the room, I can clearly hear the chatter from the flatscreen television while deeply immersed in the bathtub. All things considered, not a bad way to spend the day.

Perhaps the best part about staying at the Shangri-La’s Tower Wing is the exclusive Horizon Club Lounge located on level 24. Accessible only to guests who book the Horizon Club rooms, its impressive spread of dining options will delight ardent foodies. If munching your way through the entire day may not sound ideal, grab a glass of wine and perch yourself on one of the plush couches and decompress by admiring the panoramic city views.

Worth mentioning too is the mouthwatering showcase of nyonya dishes at the Lobby Lounge. Each meticulously prepared dish and dessert is placed on vibrantly colored plates reminiscent of vintage cutlery used in the homes of nyonya families. Equally interesting are the colorful tingkat found on the buffet table. “Levels” when translated in English, these are food containers stacked one on top of another. I’m familiar with the plastic and stainless steel tingkat but I’ve never seen anything similar to the intricately made ceramic ones used at the Lounge.

Spend an hour or two at CHI, The Spa, where bespoke relaxing wellness treatments are offered. If you don’t feel like spending your entire day inside the property, get your retail fix on Orchard Road’s massive malls, all just a 10-minute walk away.

22 Orange Grove Road, Singapore 258350 65/6213 4769 doubles from US$325 per night.


The first ever Shangri-La property proves that it still has charm in spades with the recent refurb of its grand Tower Wing.

While it was formally unveiled in May, construction was still ongoing in some parts of the wing when I visited in July, as proven by the occasional racket that I heard in my room. Yet this minute glitch does not detract from the beauty of the 503-room wing’s marbled lobby. A showcase of the finest Asian art and bespoke furnishing, the lobby welcomes guests with a sweeping art installation featuring three-tone cascading leaves conceptualized by Studio Sawada Design. Titled Tree Canopy, the work aims to capture the texture of clouds and the movement of the winds.

Tower Wing’s lobby. All photos are courtesy of the property.

At the center of the lobby is an imposing basalt rock formation that rises from floor to the ceiling. Made by Australian designer Charlie Albone, the wall is decked with a combination of real and faux ferns and mosses, and surrounded by gigantic potted ficus benjamina trees. A swanky bar stocked with the finest tipples—and manned by charming bartenders—is found at the bottom of the wall, right across a knee-deep black infinity pool. A quick sweep of the area will lead one to discover six sculptures of children captured in various stages of play and merriment, made by Seoul-based artist Yi Hwan Kwon.

The sculptures made by Korean artist Yi Hwan Kwon

Understated style seems to be the guiding principle when the rooms were being conceptualized. Streamlined and bereft of over the top décor, my 38-square-meter deluxe room comes with a massive window offering sweeping views of the Orchard Road skyline. But after an exhausting day where I was caught underneath a freezing downpour, marveling over the cityscape is the last thing on my mind, and I ended up having a siesta, cocooned by the bed’s multiple thread count sheets.

The modestly sized bathroom has plush bathrobes, premium toiletries, soft-to-the-touch towels, and the standard rain shower. Thanks to a top grade sound system installed in the room, I can clearly hear the chatter from the flatscreen television while deeply immersed in the bathtub. All things considered, not a bad way to spend the day.

Perhaps the best part about staying at the Shangri-La’s Tower Wing is the exclusive Horizon Club Lounge located on level 24. Accessible only to guests who book the Horizon Club rooms, its impressive spread of dining options will delight ardent foodies. If munching your way through the entire day may not sound ideal, grab a glass of wine and perch yourself on one of the plush couches and decompress by admiring the panoramic city views.

Worth mentioning too is the mouthwatering showcase of nyonya dishes at the Lobby Lounge. Each meticulously prepared dish and dessert is placed on vibrantly colored plates reminiscent of vintage cutlery used in the homes of nyonya families. Equally interesting are the colorful tingkat found on the buffet table. “Levels” when translated in English, these are food containers stacked one on top of another. I’m familiar with the plastic and stainless steel tingkat but I’ve never seen anything similar to the intricately made ceramic ones used at the Lounge.

Spend an hour or two at CHI, The Spa, where bespoke relaxing wellness treatments are offered. If you don’t feel like spending your entire day inside the property, get your retail fix on Orchard Road’s massive malls, all just a 10-minute walk away.

22 Orange Grove Road, Singapore 258350 65/6213 4769 doubles from US$325 per night.


Ver el vídeo: Vuelo a Italia por 15 Viaje con restricciones Covid, Mi experiencia. (Agosto 2022).