Recetas de cócteles, licores y bares locales

Come como un lugareño en St. Croix

Come como un lugareño en St. Croix


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

En la isla abundan las buenas opciones de restaurantes, muchos de los cuales tienen asientos al aire libre, ideales para un lugar donde las temperaturas promedian unos cómodos 80 grados durante el 85% del año. Comer como un local en St. Croix significa comer muy bien.

Aquí hay tres de esos lugares, todos muy recomendados.

Choza de pollo La Reine

Hay momentos en que un establecimiento de comidas se llamará a sí mismo un choza como una forma linda o inteligente de transmitir informalidad. No el Chicken Shack. Realmente es una choza. En la carretera. En un lote. Mesas de picnic. Platos de poliestireno. Utensilios de plástico. Y una columna de humo perpetua que surge del cobertizo en la parte de atrás donde alrededor de 100 pollos a la vez giran lentamente sobre brasas calientes. El olor es embriagador.

A menos que llegue temprano, habrá una multitud reunida alrededor del animado bar y esperando para hacer un pedido en el mostrador. Esa multitud ha incluido a Martha Stewart, Andrew Zimmern de The Travel Channel y Joe Biden, propietario de St. Croix, el dignatario también conocido como Sr. Vicepresidente. Independientemente de las otras especialidades del día que se enumeran en el menú del día, siempre está seguro de encontrar el delicioso y jugoso pollo asado, la mitad del cual llega en una caja con arroz, frijoles rojos ricos y ensalada con un excelente aderezo de ajo. Eso le costará $ 10.50. Si está disponible, también se puede comer la caracola perfectamente cocida, capturada cerca, servida tibia, en salsa de mantequilla o fría, como ensalada. El estofado de langosta especial de un día era decadente y delicioso. Si lo tuyo es chupar la carne tierna del hueso, también puedo recomendarte el rabo de toro cocido. Los acompañamientos incluyen algunos de los sospechosos habituales, desde el relleno, los macarrones al horno y la batata hasta el tubérculo con almidón conocido como mandioca, potenciado poderosamente por sabrosas cebollas guisadas. Hagas lo que hagas, ¡asegúrate de conseguir los johnnycakes! Estas mágicas bocanadas de masa frita son un cruce entre un panqueque y un rollo, y son geniales. Y si te gusta picante, pide su salsa picante casera en la botella exprimible, un bocado de fuego cortesía de los chiles habaneros de colores brillantes que contiene.

La Reine Chicken Shack 241 Estate Slob, 340-778-5717, abierto los 7 días de la semana para desayuno, almuerzo y cena

Eat @ Cane

Esta es otra especie de choza, aunque de la variedad de playa. Es exactamente el tipo de empalme al borde de la carretera en el que desea terminar después de un día completo de sol y natación al otro lado de la calle. Bebidas fuertes, música en vivo, gente feliz, buena comida. Pruebe los maravillosos Duck Poppers, el "chupito de comida" de una noche, cuatro de los cuales se sirven en cucharas de sopa japonesas. Son queso crema cajún, cebolla y jalapeño enrollados en pato y envueltos en tocino. ¡Holla! Puede construir su propia hamburguesa, ya sea de carne, pollo, pescado o del tipo vegetariano muy sabroso. Aquí se está cocinando con inventiva para los ambiciosos o los ebrios. Por ejemplo, la hamburguesa Manders Peanut Butter Burger es una hamburguesa Angus de 8 onzas con salsa dulce de chile tailandés, mantequilla de maní, cebolla salteada, huevo frito y tocino en un pan sazonado con sriracha. Los más conscientes podrían optar por el vegetal Alfredo con rotini de trigo integral o mahi a la parrilla con glaseado de teriyaki sobre arroz y rúcula con ralladura de limón. Las patatas fritas de calabacín son excelentes y ese bizcocho de ron esponjoso tampoco te hará daño.

Eat @ CaneBay, 100 c Cane Bay, 340-718-0360

Café Christine

Cafe Christine no es una choza. Es un pequeño y encantador lugar escondido en el corazón de Christiansted que ofrece platos clásicos de bistró preparados por la propia Christine. Tome una mesa en el patio y considere una copa de rosado fresco mientras examina el menú de pizarra del día. Habrá una sopa fría, acelgas cuando estuvimos allí, y una ensalada. La mía era una deliciosa mezcla de camarones, aguacate, queso de cabra y mango sobre verduras mixtas y cebolla morada, perfectamente aderezada con vinagreta. Fuentes confiables también sugieren la ensalada de carne cuando esté disponible. Entre otras opciones deliciosas, disfrutamos del quiche de pollo, espárragos, queso feta y tomate, así como un farçi de tomate relleno de puerco desmenuzado. Volvería solo para probar su croque monsieur, El famoso sándwich de jamón y queso derretido de cara abierta de Francia. Y no te vayas sin comer los pasteles de Christine. Devoramos a cada uno de ellos. Sus cortezas perfectas sostienen unas entrañas gloriosas; el coco estaba fenomenal, la pera con chispas de chocolate era increíble. Esta mujer sabe cocinar a toda máquina, pero Café Christine está abierto para el almuerzo solo de lunes a viernes y debe llamar para reservar una mesa.

Café Christine, 6 Company St., Christiansted, 340-713-1500


8 platos que debes probar en St. Croix

No necesitas pasaporte para probar los deliciosos platos caribeños, solo un boleto de avión a St. Croix. St. Croix, la más grande de las Islas Vírgenes de los Estados Unidos (USVI), es un verdadero destino gastronómico con mariscos frescos, frutas tropicales y comidas caseras caribeñas. Aquí hay ocho platos tradicionales y dónde encontrarlos exactamente cuando visite St. Croix.

1. Sopa de guisantes rojos: Una abundante comida reconfortante, esta sopa se mezcla con frijoles rojos (guisantes rojos) y albóndigas en un caldo a base de corvejones de jamón que se espesa mientras se cuece a fuego lento con papas y otros almidones. Pida un tazón de Cast Iron Pot, uno de los pocos restaurantes en St. Croix que sirve sopa de guisantes rojos con regularidad.

2. Pescado de marihuana y hongos: El plato no oficial de las Islas Vírgenes Estadounidenses, el pescado y los hongos se remonta a cuando las raciones de esclavos consistían predominantemente en pescado y harina de maíz. En este plato, el pescado fresco se fríe, se cuece con verduras y se sirve con la papilla de harina de maíz llamada hongos (foon-ji). Pruébelo en Harvey's, el restaurante que la leyenda del baloncesto Tim Duncan frecuenta cuando regresa a su hogar en St. Croix.

3. Concha: Encontrará caracoles frescos en el menú de bastantes restaurantes de St. Croix, donde se sirven en forma de buñuelos, ceviche y sopa de pescado. Preferimos la versión caribeña más auténtica del caracol guisado, que se prepara de manera similar al pescado en olla. Pruébelo en Kim's en Christiansted, también conocido por su cabra al curry y pescado fresco frito.

4. Roti: Roti, un pan plano indio, tiene un significado ligeramente diferente en el Caribe. Aquí, cuando las personas mencionan esta delicia, tienen en mente los rellenos de papa, pollo, ternera, cabra u otros rellenos envueltos como un burrito en un pan plano roti. Dirígete a Ace Roti Shop, donde puedes saborear un ponche de maní casero (una bebida sabrosa hecha con mantequilla de maní y leche) o una cerveza embotellada con tu roti.

5. Pescado salado: En St. Croix, el pescado salado generalmente se refiere a una mezcla de bacalao seco rehidratado, jugo de limón y otros ingredientes frescos que se sirve en galletas saladas o rondas de pan tostado. Haz un pedido en Singh's, donde puedes encontrar pescado salado con regularidad. Bono: Singh's también tiene un gran roti y concha.

6. Cerveza de jengibre: Casi todos los restaurantes locales de la isla tienen su propia versión de esta bebida intensa, pero nos gusta la cerveza de piña y jengibre en Ital's in Paradise. El pequeño local de arriba también vierte "clorofila", una bebida verde hecha con hierbas y pastos de temporada, no muy diferente al popular té de arbustos que también se sirve en los lugares de reunión locales.

7. Lechada roja: Además de ser el lugar al que acudir para la sopa de guisantes rojos, Cast Iron Pot es uno de los pocos lugares que sirve lechada roja, una tapioca danesa de color rojo con guayaba, también conocida como rodgrod, en rotación. Si la tapioca no hace flotar su bote, siempre hay pastel de ron.

8. Pastel de ron: Este es el postre local más popular en St. Croix, y es exactamente lo que parece: pastel empapado o cubierto con una fuerte dosis de ron. Sugerimos probar uno en Savant, donde puede tomar el sol en el patio a la luz de las velas y disfrutar de un café recién preparado preparado en su mesa.


Comiendo St. Croix

El correo electrónico apareció en mi pantalla cuando menos lo esperaba: "¿Le gustaría explorar y escribir sobre la inauguración Dine VI Restaurant Week celebrando la comida local de St. Croix, Islas Vírgenes de los Estados Unidos?”El invierno se acercaba rápidamente y de repente me sentí hambriento de comida isleña. Entonces mi respuesta fue concisa: "Infiernos ¡Sí!

St. Croix, Islas Vírgenes de EE. UU.. El nombre por sí solo evoca imágenes idílicas de playas vírgenes, palmeras ondulantes, cócteles fríos con sombrillas de lujo. Pero hay mucho más en esta hermana trilliza en la familia de islas paradisíacas que forman las Islas Vírgenes de EE. UU. No se trata solo del azul turquesa del Caribe frente a hoteles impresionantes, son las personas, los crucianos, quienes aprecian a su sociedad y trabajan arduamente para preservar y promover su singularidad a la vez. ¿Y una parte orgullosa de lo que hace que este lugar sea especial? Los alimentos.

La arquitectura danesa prevalece en Christiansted

No mucho después de registrarse en el icónico Buccaneer Resort Me dirigí al evento principal de St. Croix: Christiansted. Aquí, el Caribe da vueltas contra un muelle a la orilla del agua junto al resplandor amarillo del fuerte homónimo de la ciudad. Antiguas calles adoquinadas conducen a muchos pequeños restaurantes bajo arcos de piedra y coral de colores que datan de los colonialistas daneses del siglo XIX. Los aromas de especias y curry me atrajeron mientras buscaba pinturas al pastel de la estrella de la NBA Tim Duncan en una pared exterior. "Pregúntale a cualquiera sobre el lugar con el jugador de baloncesto.," Me dijeron. Y es cierto que todo el mundo sabe que Harvey's.

A Restaurante Harvey's los manteles no combinados y el popurrí de imágenes son auténticos sin disculpas. Igualmente local es la comida excepcional, como Guiso de Cabra en caldo de coco y curry, Pescado en olla nadando en una salsa agria terrosa, o el favorito Vieja esposa - un guiso de pescado repleto de espinas, piel de lija y sabor notable. Lados de "provisiones”Que incluye hongos, un puré de harina de maíz y quingombó, completan cada plato. Y para el sabor afrutado de la salsa scotch bonnet, la Sra. Harvey lo guiará a su significado etéreo.

La magnífica Sra. Harvey

No pasa mucho tiempo antes de que sienta una energía, eléctrica en el aire, que gira alrededor de la comida de St. Croix. Es un renacimiento culinario que gira en torno a la cocina local. Y Dine VI Restaurant Week lo está liderando, abarcando más de treinta opciones gastronómicas que destacan lo mejor de la comida callejera, la cocina local ancestral y la alta gama "Nuevo Crucian" Cocinando. Esta explosión gustativa ya ha atraído la atención de la Fundación James Beard y de chefs de todo el continente americano. Ahora todo el mundo quiere ser parte de lo que se cocina en St. Croix.

Incluso los camiones de comida están llegando, y por primera vez Festival de camiones de comida de Frederiksted más de una docena se alineaban en la calle principal de la segunda ciudad de St. Croix entre la arquitectura colonial y un parque cubierto de hierba que se deslizaba hacia el mar. Desde helado casero de macis y nuez moscada hasta pescado frito local, pollo jerk, roti de cabra y especialidades latinas, la comida en este festival por primera vez superó todas las expectativas. A los músicos locales de la isla les gusta Presión elevó la fiesta callejera de más de mil personas a un punto álgido cuando un susurro común y excitado se extendió por la multitud: “Solo espere hasta el próximo año cuando esto sea REALMENTE grande.”


St. Croix: Un sueño para los amantes de la comida y el n. ° 8217 hecho realidad

No es casualidad que St. Croix sea la más grande de las Islas Vírgenes de EE. UU. Está lleno de amor, risas y gente amable que nunca te dejará pasar hambre. Pudimos aprender los entresijos de cómo la isla se mantiene local al cultivar, criar y cocinar su propia comida. Aquí tiene una vista previa de lo que podrá probar y ver en la próxima semana de restaurantes DINE VI.
Por Ashley Smith

Al explorar plantaciones de caña de azúcar originales y algo funcionales, como en la que se construyó Cruzan Rum, la importancia de la comida real en St. Croix está muy presente. Desde granjas locales que cultivan auténticas carnes, verduras y frutas orgánicas, hasta restaurantes y bares del vecindario, esta isla sabe de lo que están hablando cuando se trata de buenos ingredientes y platos impecables. Si bien St. Croix puede ser conocida por sus hermosas playas y océanos cristalinos, la comida es uno de sus secretos mejor guardados. Puede estar comiendo cada hora durante su tiempo allí, pero creemos que encontrará que nunca se sentirá satisfecho. Hay tantos tipos diferentes de cocina para probar, cada uno elaborado con ingredientes saludables que lo dejarán satisfecho y feliz.

La cultura cruciana es una fusión de muchos orígenes, con influencia danesa, herencia irlandesa y tradiciones puertorriqueñas. De hecho, tuvimos la oportunidad de experimentar su celebración de la unión de múltiples costumbres. Durante nuestro tiempo en St. Croix, los isleños participaron en su festival de la amistad puertorriqueña. Es un fin de semana lleno de música, arte, comida espectacular y la celebración de la influencia puertorriqueña en sus tradiciones. Los días y las noches están llenos de música, baile y comida con infusión de hispanos y caribeños. Un entorno similar a un parque trae un aroma maravilloso de diversas delicias festivas. Uno de los alimentos más populares son las alcapurrias. Es un plato clásico puertorriqueño que tiene carne dentro de la masa, como una hamburguesa de ternera. La carne es típicamente carne molida mezclada con toneladas de especias y plátano verde. Una alcapurria sencilla pero exquisita es una explosión de sabores tropicales de islas de todo el caribe.


Luca Gasperi preparándose para trabajar

Algo que es muy especial sobre St. Croix es lo íntima que es. Es un lugar donde todos te conocen por tu nombre y posiblemente por parientes. En una isla que es lo suficientemente pequeña como para cruzarla en una hora, solo puedes esperar cosas maravillosas, extraños amables y una comunidad conectada. Una forma que mantiene a la comunidad alimentaria en tierra es el uso de productos y carne de granjas locales como ART Farm / Farmers Market o Ridge 2 Reef Farm.

La Granja ART está dirigida por marido y mujer, Luca y Christina Gasperi. Durante su temporada, no solo tienen un mercado de agricultores semanal, sino que también tienen una galería de arte que se exhibe a sus visitantes. La galería contiene obras de artistas locales, así como piezas propias de la pareja. Christina expresó que, al igual que la pintura, la jardinería es muy visual y creativa. Las dos formas de arte fluyen muy bien juntas, haciendo de su granja un lugar único y refrescante para estar.

La mayor parte de los productos y la carne de la granja se venden localmente. Cultivan una gran variedad de frutas y verduras que incluyen lechuga, microvegetales, varios tomates, zanahorias, cebollas, remolachas, fruta del dragón, piña y más a partir de semillas. La pareja nos hizo hincapié en que su granja era tan orgánica, que podía comer cualquier cosa, ya fuera fruta o abono, no le haría daño. Como padres de una niña, su principal preocupación es hacer que sus productos sean seguros para el cuerpo humano y el medio ambiente. Incluso a través de toneladas de experimentos con diferentes métodos de cultivo de plantas, nunca usan productos químicos o pesticidas.

Debido a una sequía anterior, lugares como ART Farm tenían una gran amenaza para su negocio. La preocupación por los incendios de matorrales estaba en sus mentes mientras se preguntaban cómo mantener sus pastos y productos en funcionamiento. Luca hizo la observación de que necesitaban cambiar la forma en que cultivaban.

Christina describió cómo cuando se trata de chefs, deben ser flexibles con los ingredientes que tienen en la cocina ese día. Deben ser capaces de ser creativos con lo que tienen frente a ellos, incluso si estaban planeando usar diferentes ingredientes. Como un chef, un agricultor tiene que ser rápido en sus pies en tiempos de crisis. Entonces, con gran motivación, Luca y Christina comenzaron a experimentar con la permacultura. La permacultura es un enfoque que permite que los cultivos sean sostenibles y autosuficientes, con poca ayuda de un tercero (también conocido como humanos). Utilizaron dos métodos que resultaron hacer maravillas para ellos:

Estos se crean cuando se cava un gran agujero y se llena con troncos y matorrales. A medida que se descomponen, la humedad y los nutrientes del suelo nutren las plantas circundantes.

Camas absorbentes

Esta otra estrategia no solo es útil para los agricultores, sino que también es una gran idea de bricolaje para cualquiera que tenga su propio jardín. Sin embargo, el proceso comienza de la misma manera, el agujero se cubre con plástico, grava, tela geotextil permeable y se pega una tubería a través de todas las capas. El agua se alimenta por la tubería y se absorbe en las plantas desde las raíces hacia arriba. En lugar de regar las plantas todos los días, Christina solo tendría que regarlas una vez cada diez días.

En cuanto a la ganadería, la Finca ART cuenta con gallinas, pavos, carneros, ovejas custodiadas por perros indestructibles y una raza de vacas muy especial. La raza que crían se llama Senepol, que es originaria de St. Croix. Se dice que la carne de vacuno Senepol es una de las carnes más suculentas, porque estos animales comen alimentos sanos y puros. Esto se aplica a todo el ganado de ART Farm & # 8217, ya que se apegan a comer verduras, frutas, algas marinas y una cantidad mínima de granos, si es que los hay. Solo un pequeño porcentaje de su carne de Senepol se envía a los estados, pero la mayor parte permanece dentro de las Islas Vírgenes de EE. UU.

Si bien todavía existen las amenazas habituales para su granja, como incendios forestales, incendios y cazadores, Luca y Christina confían en que sus nuevas ideas ayudarán a que su granja vuelva a la vida.

Nate y Shelly Olive son otra pareja que ha asumido la tarea de administrar una granja a gran escala. La finca es completamente funcional y funciona como una cocina comunitaria, así como un centro de aprendizaje para la supervivencia y el conocimiento de las plantas. Esta recompensa en las montañas es toda una caminata, pero una vez que llegas allí, vale la pena. Shelly describió su granja como & # 8220la pared verde que se convierte en la tienda de comestibles & # 8221. Todos los ingredientes que puedan necesitar están al alcance de la mano.

Encontrará todos sus cultivos y entornos de aprendizaje en el lado este del centro comunitario. Árboles majestuosos como el baobab gigante, la misteriosa Moringa y varios tipos de bosques de bambú hacen de este lugar un país de las maravillas. Las plantas que cumplen más propósitos que la nutrición prosperan aquí y son bastante surrealistas. Los árboles como la Moringa resultan ser un superalimento desconocido. Mientras que un puñado de sus hojas podrían proporcionar su fuente diaria de proteínas, una cucharada de semillas podría purificar un galón de agua llena de bacterias. El lado este también contiene un sinfín de hierbas, verduras y frutas como la fruta jack (la fruta más grande del mundo), maracuyá, mango, cúrcuma, ylang ylang, moras, limoncillo, naranja agria, varias nueces, múltiples razas de albahaca, y mucho más. Mientras regresa al centro de la granja donde se encuentran las casas de cocina y baños, hay un puñado de casas de literas hechas para visitantes o empleados de la granja. Shelly se refirió a esta área como Cabanaland, un lugar de tranquila y completa relación con la naturaleza.

La finca tiene su ganado en el lado oeste. Las ovejas deambulan con su burro de compañía, los cerdos descansan a la sombra y todos son alimentados con alimentos de la granja. Shelly expresó que las empresas que compraron su carne de cerdo se sorprendieron de lo dulce y espectacular que era, incluida la rica capa de grasa. A estos cerdos les encanta comer mangos y se nota. La granja de Nate y Shelly todavía está creciendo, sin embargo, no hay duda de que tienen grandes cosas por venir. Ya envían frutas y verduras a su CSA local cada semana. La granja también alberga varios eventos, incluido uno en el que chefs de todo el mundo compiten en un desafío. Cada chef tiene que crear una comida interesante de seis platos con solo los ingredientes de la granja, incluida una opción de carne y verduras para cada plato. Eventos como estos unen a la comunidad y promueven Ridge 2 Reef Farm.

Las granjas son la base de toda la deliciosa comida que proviene de la isla. Tuvimos la suerte de ir a un recorrido gastronómico con el conocido chef de St. Croix, Digby Stridiron, para ver a qué platos se dirigían esos ingredientes frescos de la granja. El chef Digby, mitad cruciano y mitad puertorriqueño, es un cocinero colorido que se apega a sus raíces. Como presidente de The West Indian Chefs Alliance, chef contemporáneo de las Indias Occidentales y futuro propietario de su restaurante balter, el aura del chef Digby rezuma su pasión por la comida. Viaja por todo el mundo, desde Milán hasta la Casa Blanca, para eventos especiales y concursos. No importa a dónde vaya, sus objetivos culinarios siguen siendo los mismos: mantener sus platos e ingredientes arraigados en los valores de St. Croix y transformarlos en comidas innovadoras e igualmente deliciosas.

Digby comenzó su educación a una edad temprana al ver a los cocineros de su familia preparar algunos de sus platos favoritos de la infancia, como hongos, relleno de papa o ceviche. Su experiencia universitaria comenzó en Johnson and Wales, donde aprendió a ser pastelero, lo que resultó no ser lo suyo. El chef Digby realmente encontró su camino cuando continuó en la escuela culinaria Le Cordon Bleu. Al hablar con él sobre la comida, es evidente que todos sus años de lectura y trabajo duro alimentaron su amor por hacer algo que sepa muy bien y sea bueno para ti.

Teníamos la guía perfecta para mostrarnos algunos de los secretos mejor guardados de la isla. Nuestra primera parada fue Ital in Paradise, un pequeño lugar vegetariano / vegano / sin gluten. Después de beber limonada fresca, experimentamos bolas de lentejas crujientes. El plato totalmente natural es simplemente lentejas molidas mezcladas con diversas especias y condimentos. La limonada fue la combinación perfecta para este refrigerio rápido.

De camino al siguiente lugar, pudimos pasar por el sitio del nuevo restaurante de Digby & # 8217, balter. Si bien el edificio aún se está renovando, Digby tiene una visión clara de cómo se verá. Justo afuera del restaurante habrá asientos al aire libre cerca de un escenario para música en vivo, así como del jardín donde cultivará sus ingredientes. Planea colaborar con la granja ART para usar sus camas absorbentes para su jardín. Al chef también le gustaría continuar con una costumbre que incluye una mesa de carnicería al aire libre. Él siente que el evento de despiece de la carne y prepararla con la comunidad es algo que & # 8217s es una antigua tradición apreciada, lo cual es importante cuando se trata de la comida y conocer su origen. Digby también quiere enfocarse en apoyar a las pequeñas empresas. Su restaurante tendrá platos de barro hechos a mano de un alfarero local, cristalería y letreros de vidrio de un artista del vecindario, muebles de árboles locales e ingredientes de la isla. Si bien cada obra de arte es única, el chef Digby da la bienvenida a la individualidad porque se enorgullece de hacer que cada plato sea distinto entre sí. Con la creación de la cocina de las Indias Occidentales, espera & # 8220 capturar el océano en [su] comida & # 8221.

Junto al sitio de construcción había un mercado de agricultores pequeño y casual donde se vendían varias frutas. Las ciruelas anaranjadas y las guayabas regordetas demostraron ser extremadamente jugosas y dulces.

Nuestra última parada del día fue The Cast Iron Pot, un gran restaurante para almorzar o cenar de forma casera. El chef y propietario, Burt Peterson, nos aseguró que su deseo número uno en la cocina es servir un plato que haga feliz al cliente. Es seguro decir que nadie podría dejar su restaurante insatisfecho. La mayoría de los alimentos se elaboran en una olla de hierro fundido, lo que aumenta los beneficios para la salud, debido al uso limitado de aceite y hierro que se cuece en los alimentos. Es posible que tenga que esperar un poco más para su comida, pero eso & # 8217s porque The Cast Iron Pot no deja reposar la comida cocida, la hacen fresca a medida que ordena.

Sus bebidas también se preparan en el lugar. Tuvimos la oportunidad de probar dos bebidas sabrosas y desintoxicantes al mismo tiempo. Mabie es una bebida isleña antigua y natural que es conocida por sus propiedades curativas. Está hecho de corteza e incluye especias como canela y nuez moscada. Mabie tiene la cantidad perfecta de dulzura con un regusto fuerte y terroso. Burton recomendó a Mabie como una excelente manera de desintoxicar su cuerpo. La segunda bebida era una cerveza de jengibre clásica hecha con jengibre real. Esta bebida era una delicia dulce, con un sabroso toque de jengibre después de cada sorbo. Esto también serviría como un buen limpiador interno.

Cuando se trata de platos de Burton, deja en claro que el condimento es la clave. La olla de hierro fundido lo usa en todo porque sin condimento, significa sin sabor. Usan su condimento interno, & # 8220pound, & # 8221 y es exactamente lo que parece: toman doce especias y hierbas diferentes y las machacan juntas en una combinación sabrosa.


Jugosas chuletas de cerdo servidas con libra de arroz condimentado, relleno de camote y frijoles rojos


Sopa de pescado fresco con albóndigas artesanales, fideos y especias

Junto a este platillo, nos deleitamos con pescado fresco, pollo asado y hongos (un clásico pastel de polenta caribeño hecho con quimbombó).


Pastel de ron real con pasas y helado de ron con pasas y llovizna de caramelo

Aunque St. Croix es una isla pequeña, las opciones gastronómicas son infinitas. Aquí algunos lugares más que son imprescindibles.

Victor Mencho & # 8217s es una vieja tienda familiar que es el lugar ideal para desayunar sándwiches. Mencho & # 8217s comenzó como una panadería y se ha transmitido a la familia. En los años 70, la panadería se convertía en una discoteca por la noche y funcionaba hasta que se hacía pan fresco. La gente salía cuando salía el sol con un pan caliente en las manos.


Hoy la familia Mencho tiene su clásico bocadillo, El Cubano. Mencho & # 8217s Cubano tiene pepinillos dulces, mostaza, su pan icónico y, por supuesto, jamón fresco, sin embargo, en lugar de usar carne de cerdo, usan carne de res cocinada con vinagre. Si visita St. Croix, no puede salir de la isla sin comer un bocado de este sándwich.


También probamos su sándwich de verduras hecho con lechuga, tomate, queso, mostaza, pimientos, encurtidos y arándanos. Todos los sabores trabajan juntos entre su pan casero.


Su envoltura de tortilla de desayuno es un segundo cercano a su cubano. Dentro de una envoltura de espinacas hay una tortilla humeante llena de condimentos, pimientos picantes, arándanos y queso. Se le garantiza que estará listo para el día con solo uno de estos sándwiches para el desayuno.

Otro lugar de moda es Le Reine Chicken Shack. Aquí es donde encontrará a todo el mundo justo después de la iglesia los domingos. La choza es uno de los muchos restaurantes que te hace sentir como si estuvieras comiendo de la cocina de tu madre. Con filas que duran horas, Chicken Shack hace un trabajo rápido al atender a todos los clientes. Los dos platos más populares aquí son su pollo asado y Johnny Cakes, una comida reconfortante caribeña.

El restaurante toscano Fiaschetteria sobre cenas al aire libre y desafíos desde COVID-19


Prueba la cabra guisada húmeda y llena de especias. La carne se cocina hasta que esté suave, tersa y se desprenda del hueso. Su versión del relleno de patatas se asemeja a The Cast Iron Pot & # 8217s, pero por supuesto, todo el mundo le pone & # 8217s su propio toque único.


El famoso pollo asado se cocina en un asador a la perfección con la cantidad adecuada de condimentos. El sabor especial puede atribuirse a sus métodos únicos en lugar del típico carbón vegetal, utilizan un tipo específico de corteza que realza el sabor del pollo mientras se asa.

Johnny Cakes es otra comida tradicional que nunca pasa de moda. Es común que cada persona lo haga de manera diferente, pero escuchamos que Le Reine Chicken Shack tiene algunos de los mejores de la isla. El pan dulce y suave es típicamente un postre. Estas delicias son perfectas por sí solas, pero también son un gran vehículo para combinaciones de sabores. Recomendamos probarlos con las judías rojas.

Zion Modern Kitchen es un lugar maravilloso para obtener la experiencia & # 8220Crucian infusion & # 8221. Este nuevo restaurante toma platos básicos de todas partes y los reinventa con un estilo caribeño. El equipo trabaja muy duro para servir comida de buena calidad, y definitivamente vale la pena.

El mixólogo Frank Robinson es conocido en la isla por sus cócteles bien elaborados. Las bebidas de Frank no se tratan del licor, sino de la experiencia del cóctel en su conjunto. Uno de nuestros favoritos fue el Ginger Thomas. Es simple y refrescante con jugo de naranja exprimido, jarabe de jengibre, vodka y cubierto con ralladura de limón y clavo.


Su calamares al curry está en el dinero con una masa fina y crujiente servida con una mayonesa de maracuyá.

¡Zak y Mary (miembros del equipo de Zion) hicieron una ensalada! Los tomates hidrotónicos de Zak son los más gruesos y jugosos que hemos probado jamás, y la mozzarella de Mary es todo lo que estás buscando en un queso.

No olvidemos su hermosa mousse de chocolate en un frasco de vidrio. El rico chocolate y la crema chantilly lo convierten en un regalo espectacular.

El lugar más esperado para visitar en St. Croix es la destilería de ron Cruzan. El ron Cruzan está en su propia categoría de licor por varias razones, pero la más histórica es que la destilería actual se encuentra en su propiedad original. La tierra comenzó como una plantación de azúcar, los ingenios azucareros originales y los establos del siglo XVIII todavía se utilizan. La destilería se estableció en la década de 1760 y las estructuras se renovaron en la década de 1900.

Algo que la mayoría de los rones no tienen en comparación con el ron Cruzan es la melaza. La levadura, el agua y la melaza son los únicos ingredientes que se utilizan para hacer el licor. La torre de la plantación tiene depósitos para el proceso de fermentación. El tanque de levadura contiene melaza y levadura para comenzar el proceso. Esto toma de 36 a 48 horas hasta completarlo. A continuación, se realiza un paso único: el ron se destila cinco veces y se vuelve a filtrar al final del proceso. Esto puede dar algo de verdad sobre por qué es menos probable que las bebidas con ron Cruzan le provoquen resaca. ¿Necesitas más razones para intentarlo?

Los restos de melaza se filtran al océano. Esto no daña la vida marina, pero definitivamente contribuye al pescado dulce que obtienes de las islas.

Hay tres niveles diferentes de oscuridad del ron Cruzan: añejado dos años (claro o claro), añejo de cinco años y añejo de doce años.

El ron se almacena a la antigua y en barriles. Se reutilizan hasta siete veces y quién sabe, después de algunos usos, es posible que pueda comprar uno. Cuando el ron está listo para ser enviado, también se vacía de la manera tradicional. Los barriles se enrollan sobre una plataforma que desemboca en un vertedero. Se golpean hasta que salga el corcho y todo el ron fluya hacia el abrevadero. Lo auténtico de Cruzan Rum es que todo se hace a mano. El ron finalmente se envía a Florida y se distribuye desde allí. Después de un recorrido por el ron Cruzan, asegúrese de quedarse para una degustación de ron.

St. Croix es la más subestimada de todas las Islas Vírgenes de EE. UU. Con actividades como buceo, esnórquel, ir a las carreras de caballos, maravillarse con las playas paradisíacas y un sinfín de comidas variadas, ¿qué te detiene? Visite una cultura que sea verdaderamente una comunidad y apoye el movimiento hacia la comida real para personas reales.

¿Por qué no explorar este paraíso durante un festival gastronómico? DINE VI está a la vuelta de la esquina, a partir del 28 de octubre. El evento continúa hasta el 8 de noviembre. balter is expected to open it’s doors in January 2016, which is when DINE VI will expand into a month long event. You’ll be able to try Chef Digby’s new restaurant, “a contemporary West Indian kitchen,” as well as all of the mouth-watering restaurants we’ve mentioned. Let St. Croix be your first and best USVI adventure!

For more information on the DINE VI festival, go to dine.vi to learn more.

Ashley was raised on Guatemalan and West Indian cuisine both backgrounds are filled with vibrant flavors and spices. Working at a French bakery in the past--and getting introduced to craft beers and cheeses during her time at the University of Vermont--has piqued her interest in experimenting with food.


You can&apost visit St. Croix without trying gooseberry ice cream, and Armstrong&aposs Homemade Ice Cream is los place to get it. The company dates back to 1900 and still produces its ice cream using an original Danish recipe, which the family adapted and made their own. One of their most popular flavors is gooseberry, crafted from the small, yellow, and incredibly tart fruit that we like to boil with sugar into a "stew" and enjoy as a snack. Incorporating this whole-fruit stew into ice cream makes for a decadent dessert, but be careful of the tiny seeds.

This fried bread is a traditional island favorite, enjoyed any time of day. It was originally known as "journey cake" because people would eat it on their way to work. Over time, "journey" became "Johnny," but the flavor remained the same. Crunchy on the outside, light and fluffy on the inside, this unleavened bread is carefully kneaded and then fried to golden perfection. It&aposs best paired with a fried chicken leg or chicken roasted on an open grill from La Reine Chicken Shack.

Not to be confused with a Jamaican patty, this delicious handheld favorite — similar to an empanada — has a crispy, crunchy pastry crust. Stuffed with spiced beef, saltfish (salted cod), chicken, conch, lobster, or veggies, it&aposs the perfect island snack when paired with fresh local juice, such as passion fruit or tamarind. Rosa&aposs Booth in Frederiksted is a good place to try one.


Sample St. Croix’s Local Cuisine

St. Croix, like many Caribbean islands, is a cultural melting pot. One of the many great things about this mix of ethnic groups and cultures is that it results in some amazingly diverse local cuisine. As you taste your way around the island, you will experience a multitude of influences and fusions including Caribbean, African, Indian, Latin American, European and American. There is also a huge diversity of ingredients available on the island, from locally caught seafood and locally raised meat, to the diverse fruits, vegetables, herbs and spices the rainforest and farm belt have to offer. In order to truly experience St. Croix, you must sample the local fare!

The most obvious influence in the local cuisine is that of the Caribbean and West Indian islands, which are themselves a mixture of cultural influences. Like the history and diversity of the island itself, many countries have left their mark on what is considered ‘local’ food on St. Croix. Here, the cuisine relies heavily on the use of herbs and spices to marinate meats, flavor soups and sauces, and season rices and beans. You will often taste herbs and spices like bay leaf, lemongrass, curry, basil, cinnamon, culantro (similar in flavor to cilantro), cumin, pepper, ginger, jerk seasoning, and spicy scotch bonnet peppers. In fact, you will find a plethora of delicious locally made hot sauces in restaurants, at farmers markets and grocery stores, and for sale at local events. While these sauces are all made from different recipes and vary in heat intensity, they are often made from a base of fruit (such as mangoes or bananas) blended with vinegar and habaneros or scotch bonnet peppers.

The Caribbean cuisine also takes advantage of the great local seafood such as conch, wahoo, mahi mahi, kingfish, ‘pot fish’ (or small reef fish), and lobster. Some of the more well-known Caribbean dishes you will find here on St. Croix are saltfish, conch in butter sauce, kallaloo, and fried kingfish steaks. Saltfish is fresh fish that has been salt-cured and dried until all the moisture has been extracted. To prepare saltfish for cooking it needs to be re-hydrated and most of the salt removed through a process of overnight soaking in hot water or milk and subsequent boiling. Saltfish is an essential part of a traditional Crucian breakfast, which consists of the saltfish, boiled eggs, johnny cakes or dumb bread, and cooked greens. Another popular dish you will see is kallaloo – a delicious, green soupy stew gets its roots from West Africa. While this soup was originally based on the use of taro leaves (sometimes called callaloo), a number of variations on the kallaloo recipe have since evolved. On St. Croix, spinach is most often used as the base for kallaloo, and the soup generally includes onions, green onion, celery, thyme, parsley, and okra. Depending on the variation, ingredients may also include taro root or pumpkin, as well as fresh fish, crabs, conch, lobster, ham, smoked pork, or even tofu cubes.

In addition to seafood, Crucians also enjoy some ‘exotic’ meats, like goat and the local breed of beef cattle called Senepol. Stewed or curried goat, and goat roti are popular dishes here on the island. Roti is an Indian flat bread made from stone-ground wholemeal flour, that is filled with a curried meat, potato and chickpea filling and then folded up (kind of like an Indian burrito). You can also get conch, chicken, beef, or vegetarian roti. Pate is also a must here on St. Croix if you get a chance to try it. Pate is a well seasoned, meat-filled pastry, often made for special events and available from local street food vendors. Like many other countries, Crucians also utilize most parts of the animal in cooking, hence dishes like stewed oxtail, bull foot soup and souse. Souse is a soupy broth consisting primarily of pickled pork culled the head, feet, and tail.

St. Croix’s local cuisine is heavy on starches, which include breads, rice and beans, as well as breadfruit, yucca, cassava, potatoes, yams, sweet potatoes, plantains and pumpkin. You will often find ‘provisions’ as a local side dish, which is a mixture of boiled starches which usually includes breadfruit, yucca, cassava, and/or white potatoes. ‘Crucian stuffing’ (a sweet, souffle-like potato dish with raisins), fried or stewed plantains, red beans and rice, seasoned rice with pigeon peas, and good old baked macaroni and cheese are hugely popular side dishes as well. Johnny cakes are a must-try here on St. Croix. These delicious fried breads are slightly sweet and are served as a side, or by themselves. Fungi (pronounced foon-ji) is a cooked cornmeal paste, similar to the more well known Italian polenta, that is usually served in the bottom of a bowl of kallaloo, or with saltfish cooked with onions, tomatoes and peppers.

If you have a sweet tooth, there are plenty of cakes and treats to choose from. You can find fresh, locally made coconut or ginger candies at the local farmers markets, as well as many homemade jams and preserves including tamarind stew or gooseberry stew, which is often served over vanilla ice cream. At buffets, bakeries and farmers markets across the island you can find delicious miniature fruit tarts filled with coconut, pineapple, or guava filling. For a true taste of Caribbean tradition at Christmas time, black cake is a must. Black cake is a traditional Caribbean fruitcake made by soaking a mixture of fruit for months in rum and brandy, and then blending it up and mixing it into a delicious cake. Of course, you can also always find delicious rum cakes made with rum distilled right here on St. Croix.

Last, but not least, don’t forget to sample the locally made beverages if you get a chance. Bush tea, is a mix of local leaves, and herbs that is steeped like herbal tea. My personal favorite is a mix you can find at the farmers markets which includes lime leaves, mint, lemongrass, and moringa. Sorrel tea is another popular drink made by steeping the bright fuchsia sorrel flowers. You can also find ginger beer made from fresh ginger, or try some hydrating locally harvested coconut water. Coquito is a hugely popular rum based drink made with cream, vanilla and cinnamon, usually enjoyed around Christmas time. Coquito is often made from family recipes passed down through the generations, and it is so popular that there are coquito festivals held each year to celebrate this drink and see who makes the best coquito on St. Croix.

There is a fantastic variety of local cuisine to feast on while you are here on St. Croix, so try something new. Stop at the farmers markets to sample and shop for locally made preserves, hot sauces, seasonings, and fresh produce. Take time to visit some local festivals, events, or jump ups to try traditional dishes like kallaloo, conch in butter, and johnny cakes. If you find a food truck or street vendor, try some of the popular street foods like roti or pates. Or, support the local restaurants while you try the fresh seafood and local fusion cuisine. However you choose to indulge, make sure you savor the flavor of St. Croix!


Living in St Croix

We experienced living in St Croix for 3 years. We loved every moment of it. You should have seen the view we had…of course we were anchored in Christiansted harbor. We were living on a sailboat.

How did we get ashore, simple we had a dinghy that got us from the boat to the shore. After the first year we bought an island car, a Honda that served us well. It took some getting used to driving on the left (or wrong) side of the street. When the US bought the Virgin Islands in 1917 from Denmark, they were driving that way…and folks I want to be far, far away if they ever decide to make the switch.

St Croix is the largest of the Virgin Islands and is a US territory…like Guam. What that means is you cannot vote for President, but you pay US taxes, and have all the rights and protection afforded US citizens living in the 50 states.

It is 28 miles by 7 miles you can easily drive all over the island in a day, making stops for shopping, eating, etc. But there is no rush the locals sure are not in a hurry. You will find the locals warm and friendly with tourism a big part of the local economy.

Cruise ships call on St Croix. The cruise ship dock is in Frederiksted,the second largest city on St Croix. We enjoyed sharing stories with cruise ship passengers who were floored that we were living in St Croix. Hey it sure worked for us living on a sailboat 200 yards from the harbor walk. Restaurants, shops and all the historical sites within easy walking distance.

The church we attended was downtown, 2 blocks from the dinghy dock. The church was first built in 1740 and improved in 1834. It was complete with a governor’s box, marble floors and a beautiful mahogany altar. We enjoyed it and spent many a Sunday afternoon as guests of locals who attended church and lived there all year. We came to the mainland in the summer, hurricane season.

The climate is very nice year round, 80 during the day and 70 at night. The only heavy coat I saw in St Croix was in the freezer section of the big grocery store on island.

At close to 18 degrees north latitude we knew what Jimmy Buffett meant by changes in latitude changes in attitude. We enjoyed living in St Croix, you will too. Disfrutar.

Gary Pierce is the webmaster of http://www.frugal-retirement-living.com he retired early at 49, still retired at 64. He has experience in lifestyles that are both fulfilling and frugal. More on St Croix It is 2009 and many are wondering if they can ever retire. Don’t give up until you check out this website. Disfrutar.

PD – Leaving soon? These recommended links below will help you save money and book your trip:

  • Grab a Caribbean Preferred Discount Card. It will save you a ton of money. It gives you access to the largest collection of island discounts & promotions. Click here to learn more.
  • See our recommended Travel Credit Cards. This is how we travel for free!
  • Get your flight with Skyscanner (you’ll never miss a cheap flight)
  • Get your accommodation with Booking.com – They have great deals
  • Love Pets and a Free Place To Stay? Definitely tryGrab a Guide Book
  • Need anything on Amazon, use this link, thank you!
  • Get your travel insurance with World Nomads or here
  • Need something else? Check out our list of favorite companies on our resources page

We use all the companies listed here or on the resource page. By booking through these links, the small commission we earn helps us bring you more Caribbean content so that you can save money and have a better island vacation. Crystal and I greatly appreciate any support!


Day 2

Sleep in. Now that you’ve been properly indoctrinated into the rum culture here on St Croix, it’s time to hit the beach. Grab some snorkel gear and head out to the North Shore of St Croix and hit Cane Bay Beach. This popular beach is not only an awesome place to get in some excellent offshore snorkeling but it’s also the place to see the world famous Cane Bay Wall.

If you’re a certified diver, you can grab tanks and head out on a spectacular and easy shore dive that will have you peering over the underwater cliff into the abyss. Over the side of the wall you’ll often encounter sea turtles, schools and schools of bright tropical fish and the occasional reef shark looking to see if anyone has a lionfish treat for them. If you’d prefer to stay on top of the water, you can walk across the street and rent a kayak from our friends at Virgin Kayak. While you’re there, check out Jill & Bryan’s pre-Columbian art gallery and their eco-camp! And don’t forget to sign up for one of their Salt River Kayak Tours.

After a late morning/early afternoon of beach time, walk across the street and grab lunch from [email protected] This funky little beach bar has some of the best food on the North Shore and a fantastic array of fruity, frosty cocktails – not to mention a killer wine list.

If you’re up for some more activity following lunch, take a hike down to the Annaly Bay Tide Pools – there’s a trail from the Carambola Beach Resort public parking lot. The hike takes roughly an hour in and an hour out. You’ll go up and down a hill each way. It’s not a killer hike, but is a moderate one. So be sure to bring a backpack with water and wear sneakers or tevas. Once you are down to the beach landing, you’ll climb over some rocks to get into the pools – so flip flops aren’t recommended. Be sure to make your way back at least an hour and a half before sunset to ensure you have plenty of light on your way back.

Head back to your accommodations later in the afternoon to wash off the salt and sand and then treat yourself to a relaxing evening at one of Christiansted’s finer restaurants. St Croix has become a beacon on the culinary map developing some super start chefs. Each April the island boasts a week of food-centric events, seminars and competitions with the St Croix Food & Wine Experience. It also attracts some renowned chefs from across the country who share their talents and passion for the art of eating.


Harvey’s

Said to be one of NBA star and local celebrity Tim Duncan’s favorite places to eat in St. Croix, Harvey’s is an institution on the island. Unlike the other places in this article, Harvey’s is neither relaxed luxury nor a shack but something in between. It is almost like eating homemade food at someone’s house, with a dozen new friends. The daily menu appears on whiteboards and, oh, yes, Harvey’s runs out of food. My pictures show availability when we arrived and when we left 75 minutes later. I love the homemade hot sauce sitting on tables in recycled rum and vodka bottles.

menu at Harvey’s in St. Croix

homemade hot sauce at Harvey’s in St. Croix

Harvey’s menu when we left


Frontline Bar & Restaurant

You’re gonna have to ask a local how to get to Frontline. Go for the breakfast and go on Sunday if you can. Tell the man at the counter you want the breakfast. Pay him cash it’s under $10. Esperar. He’ll hand you a box. Take the box get back in your car. Drive to the beach. Open the box and find a Johnny cake, a boiled egg, a chicken wing, a small green salad, fish salad and a hunk of bread.

Local Island Breakfast on St. Croix

Now you know that whether you want a beachside snack or a gourmet meal you can find it at one of the tasty restaurants in St. Croix. The abundance of fresh seafood, locally grown produce and locally sourced products (and Cruzan rum!) make this a food and drink paradise.

Be assured that the island services are up and running. The positivity and resiliency of the Crucian people is palpable and you will feel like you have arrived home. After all, you will discover favorite cousins you have never met and they will stay with you long after your time on this tasty and beautiful island.


Ver el vídeo: St Croix Things and Places we love (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Eferleah

    Disculpe por lo que tengo que intervenir ... situación similar. Podemos discutir.

  2. Nesho

    La respuesta mandona, de una manera divertida ...

  3. Blaine

    Quiero decir que no tienes razón. Me ofrezco a discutirlo. Escríbeme en PM, hablamos.

  4. Cuixtli

    No se acerca a mí. ¿Quién más puede decir qué?

  5. Set

    sonrió ... '



Escribe un mensaje